La plata, como metal noble que es, no reacciona químicamente cuando se expone a otros compuestos, por lo que es muy adecuada para la joyería y orfebrería. No obstante, con el tiempo, los objetos de este material se van oscureciendo y pierden su brillo debido al sulfuro de hidrógeno del aire.  En el mercado existen multitud de productos para limpiar los objetos de plata y devolverles su lustre. Pero siempre ha habido métodos y trucos caseros que limpian y no dañan el metal, además, son fáciles de aplicar.

Limpiar la plata es fácil si se sabe cómo

Además de la limpieza, el mantenimiento es importante. Para evitar dañar con marcas y golpes nuestros objetos de plata, es aconsejable guardar nuestras joyas de forma ordenada. También hemos de tener cuidado de no olvidar cosas susceptibles de descomponerse, comida, una flor, etc. sobre superficies de plata, ya que las deterioran. Recuerda que las cuberterías han de lavarse con jabón suave y una esponja, no con estropajos. También es muy importante secarlas bien.

Antes de ponernos manos a la obra es aconsejable reunir lo necesario: productos a usar, guantes (algunos productos son fuertes), un trapo viejo para proteger la superficie donde nos apoyemos, cepillos suaves, bastoncillos, algodón y trapos suaves, limpios y secos. El lugar ha de estar ventilado.

limpiar relojes de plata

 

Productos y métodos que limpian eficazmente

  • Bicarbonato de sodio con vinagre blanco: Se adiciona el bicarbonato al vinagre hasta su completa disolución y ,entonces, o bien se sumergen los objetos en la mezcla, o bien se distribuye ésta con un paño. Terminamos sacando brillo. Esta combinación deja nuestro metal reluciente y es útil no solo para la plata, también para otros usos, como eliminar la grasa o los olores desagradables.
  • Agua con sal: ¿Quién no tiene esto en su casa? Es muy útil, sobre todo, para piezas pequeñas. Basta con mezclar 10 gr. de sal con 250 ml. de agua hirviendo. Se sumergen los objetos y se dejan unas diez horas (puedes dejarlos toda la noche). Pasado este tiempo se pulen con un trapo seco.
  • Pasta de dientes: Necesitaremos también un jabón neutro y agua caliente. Primero se lavan los objetos con agua caliente y jabón. Luego se frotan con el dentífrico unos minutos, se aclaran y se secan bien.
  • Cáscara de plátano: Basta con frotar la parte interna de la cáscara contra el objeto para que desaparezca la suciedad. Los restos se quitan con un paño.
  • Limón: Se corta por la mitad, se le pone sal y se pasa por la superficie a limpiar. Se deja actuar unos minutos y se enjuaga. Finalmente se seca.
  • Detergente de lavadora y agua hirviendo: Se disuelve el primero en el agua y se sumergen los objetos unos minutos. Tras los cuales se aclaran, secan y pulen. Aconsejable cuando no hay mucha suciedad.
  • Papel de aluminio: Lo usamos para envolver un recipiente del tamaño necesario, a continuación, lo llenamos con agua caliente y 10 gr. de sal e introducimos las piezas de plata. Bastan diez minutos, se sacan y se secan bien.
  • Aguarrás: Se echan unas gotas en un algodón y se aplica a la superficie a limpiar, se pule y finalmente, se lava muy bien para que no queden restos. Es una solución rápida, pero tóxica, por lo que hay que tener cuidado.

Finalmente, si el objeto tiene relieve, podemos usar cepillos suaves o bastoncillos para poder realizar una limpieza más eficaz y en profundidad. En cuanto a la frecuencia, se aconseja limpiar la plata aproximadamente una vez al mes.

Esperamos que estos consejos para limpiar plata os ayuden a mantener vuestras piezas en un buen estado.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • 51 − 49 =