Como sabemos, el oro brilla, el oro resplandece, el oro es glamour, el oro es precioso, el oro es pasión y el oro crece día a día. El oro es el metal más poderoso y perfecto y este metal brillante, suave y amarillo es un símbolo de la joyería.

Supongo que alguna vez habréis escuchado hablar de “quilates de oro”. La principal diferencia entre el oro de 18K y el oro de 24K no es el coste del oro, sino que la diferencia está en la apariencia, la aplicación, las propiedades y la popularidad. El quilate es una unidad que se utiliza para medir la finura o la pureza del oro.
Sin embargo, el oro de 24K s es conocido por su pureza, ya que es 100% puro, que no está mezclado con otros materiales, la cantidad de quilates es del 100%, por lo que es costoso y prestigioso.

Por otro lado, el oro de 18K se compone de un 75% de oro y un 25% de otros metales, y esta cantidad de quilates es menos costosa que la del oro de 24K, y es un tipo de oro predominante en la fabricación de joyas.

El precio de las joyas de oro varía en función del diseño, la artesanía y las aleaciones utilizadas, pero como el oro de 24K contiene más cantidad de oro que el de 18k, suele ser más caro.

El valor del oro de 18K puede calcularse multiplicando su peso por 0,750 y por el precio actual del oro al contado.

El valor del oro de 24K se calcula multiplicando el precio actual del oro al contado por el número de gramos de oro de 24K con el que contamos.

 

Usos y aplicaciones del oro de 14 y 24 quilates

Junto con el oro de 14 quilates y el oro de 10 quilates, el oro de 18K es habitual en la fabricación de joyas. Aunque las joyas de oro de 18 quilates no son tan resistentes a los arañazos y otras marcas como las de oro de 14 quilates (y menos), el oro de 18K suele preferirse al oro puro de 24K, que es difícil de trabajar y propenso a sufrir daños debido a su suavidad.

El oro puro, aunque se utiliza ocasionalmente para la joyería fina, se ve más comúnmente en artículos de inversión, tales como monedas de oro y lingotes. Estos artículos de oro se acuñan, es decir, se fabrican en una instalación industrial de acuñación que produce monedas, lingotes y barras de oro u otros metales.

Tanto el oro de 18k como el de 24k se utilizan en procesos de dorado decorativo, como el pan de oro y el chapado. El oro de 24 quilates es más fácil de trabajar en la decoración porque es muy fácil convertirlo en finas láminas.

En ocasiones, el oro de 24 quilates se utiliza en aparatos electrónicos y médicos. Por ejemplo, a los niños que sufren frecuentes infecciones de oído a veces se les coloca

En resumen, no todo el oro es igual. El aspecto, la aplicación, la popularidad, el uso, el coste y las propiedades del oro difieren según se trate de oro de 24 quilates o de oro de 18 quilates. Aunque ambos son valiosos y deseados, el oro de 24k sigue siendo el orgullo de los inversores por su pureza. Por otro lado, el oro de 18 quilates sigue siendo el más utilizado en joyería, ya que es más duradero.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • + 43 = 48